TRABAJANDO POR NUEVAS INFRAESTRUCTURAS DEPORTIVAS EN NUESTRO PUEBLO

Otro de los retos a los que se enfrentó el PSOE de Olivares cuando accedió al gobierno municipal de Olivares en 2007 era la de dotar a nuestro pueblo de mejores infraestructuras deportivas, que fuesen adecuadas a una sociedad moderna.

Desde entonces el gobierno municipal socialista, con nuestro Alcalde, Isidoro Ramos, a la cabeza, se han construido nuevas pistas de baloncesto, se construyó un nuevo Pabellón de Deportes, se remodeló completamente el Estadio Municipal de Fútbol, se han remodelado varias pistas polideportivas que se encuentran junto a parques y zonas verdes.

El proyecto más importante que ha puesto en marcha nuestro Ayuntamiento en este último año en materia de instalaciones deportivas en Olivares, es la Remodelación completa del Polideportivo Municipal "Illanes":

A.- En el que se está construyendo una nueva Piscina Municipal (con su correspondiente edificio anexo de vestuarios, recepción, cafetería, y otras instalaciones complementarias);

B.- Se iniciará en breve la Fase 2 correspondiente a nuevas pistas de tenis y de fútbol 7.

C.- Se procederá en una nueva Fase a la cubierta de la Piscina Municipal para su uso durante todo el año.

En definitiva, se está invirtiendo cerca de 1 millón de euros, entre financiación municipal y de otras Administraciones como la Diputación de Sevilla y la Junta de Andalucía.

Demostramos una vez más que el PSOE de Olivares persigue dotar a nuestro pueblo de los mejores servicios e infraestructuras para la población en general. Igualmente, uno de los objetivos que se persigue simultáneamente es la creación de empleo, ya que el funcionamiento de estas nuevas infraestructuras conllevará nuevos contratos laborales.

1113

1114

1115

MANIFIESTO POR EL 7 DE OCTUBRE: JORNADA MUNDIAL POR EL TRABAJO DECENTE

Este 7 de octubre conmemoramos la Jornada Mundial por el Trabajo Decente y el Partido Socialista Obrero Español se une al movimiento sindical para reclamar avances, en nuestro país y en el mundo, en la garantía de un empleo digno y con derechos para todas y todos.

El concepto de Trabajo Decente, acuñado en 1999 por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) se sustenta en un empleo con derechos, protección social, diálogo social, que sea productivo, con salarios justos, seguridad y salud en el trabajo, prestaciones sociales, y reconocimiento y respeto a la libre sindicación y a la negociación colectiva. Dentro de la Agenda 2030 sobre Desarrollo Sostenible, la Asamblea General de Naciones Unidas incorporó el Programa de Trabajo Decente y se presenta así como un objetivo irrenunciable en los años venideros.

En todo el mundo, el trabajo afronta hoy retos ineludibles: la globalización económica, las nuevas realidades en la organización del trabajo, la robotización, la digitalización, nuevos patrones de consumo, el cambio climático y las consecuencias de la Gran Recesión habida en los años pasados. En paralelo, el capitalismo financiero ha acentuado sus perfiles más perniciosos para los trabajadores: movimientos especulativos de capital, paraísos fiscales, deslocalizaciones de empresas, aumento de las desigualdades e incremento de la pobreza como consecuencia de la concentración del capital y del poder.
Ante estos fenómenos, no cabe duda de que necesitamos instituciones fuertes que supongan un contrapoder democrático y equitativo que controle a los poderes económicos y los encarrile en el respeto a la dignidad de las personas y a los derechos que les corresponden de modo inherente.
Al tiempo, junto con unas instituciones democráticas asentadas no debemos renunciar a un sector público fuerte con un amplio peso de las políticas públicas propias del Estado de Bienestar. La sanidad, la educación, la protección y los servicios sociales deben ser más que nunca instrumentos de redistribución de la riqueza opuestos a una visión mercantilista que preconiza su privatización a toda costa. Podemos afirmar que un Estado de Bienestar fuerte es también una garantía de un Trabajo Decente, por las certezas que aporta a los trabajadores y trabajadoras.
En el marco comunitario, los y las socialistas consideramos imprescindible un desarrollo íntegro del Pilar Europeo de Derechos Sociales (PEDS) como mejor garantía para el Trabajo Decente ante una escalada de austeridad, recortes de gasto público, devaluación salarial y pobreza laboral. Consideramos que el deterioro de las condiciones de trabajo, y por tanto, de las condiciones de vida de amplios sectores de la sociedad europea es el campo abonado en el que crece una ola de antieuropeísmo y xenofobia que debemos combatir con todas nuestras fuerzas. El reforzamiento del trabajo decente es, a nuestro juicio, la mejor garantía contra el avance de movimientos de extrema derecha en la Unión Europea.

En nuestro país, el Gobierno socialista de Pedro Sánchez ha emprendido desde el pasado mes de junio una senda de reconstrucción del Estado de Bienestar, así como de reversión de los recortes sociales y de pensiones, de retornos a niveles aceptables de protección por desempleo, y de desmantelamiento de los nocivos efectos de las reformas laborales que había practicado la derecha en el poder desde 2011 hasta su salida del gobierno en junio de 2018.

El impulso al diálogo social, a la participación de las Comunidades Autónomas y al consenso político ha supuesto avances en la línea demandada por el trabajo decente: iniciamos una senda de subida del Salario Mínimo Interprofesional hasta los 1.000 euros en 2020, y se ha logrado un gran acuerdo en el marco del Pacto de Toledo por el futuro de las pensiones.

Queda, no obstante, mucho camino por recorrer y en el PSOE no vamos a renunciar a ello. No queremos terminar sin olvidar la importancia y la urgencia de reformar el Estatuto de los Trabajadores para que nuestro ordenamiento laboral entre en el siglo XXI. En este sentido, consideramos imprescindible avanzar en la reforma del art. 42 en materia de contratas y subcontratas, que supone con su redacción actual una puerta abierta a la precarización de las condiciones laborales; la reforma del art. 84.2 sobre la prevalencia del convenio sectorial; la reforma sobre ultraactividad de los convenios y, de modo apremiante, la necesaria reforma sobre registro de jornada para combatir las horas extras no pagadas o no compensadas.

En relación con esta última, debemos recordar una vez más que un 44% de las horas extras realizadas en el primer trimestre del año 2018, según el I.N.E., no fueron pagadas ni compensadas. Suponen una lacra en el funcionamiento de nuestro mercado de trabajo, suponen un abuso contra los derechos de los trabajadores, impiden la creación de nuevos puestos de trabajo y suponen un fraudo al conjunto de la sociedad al no ser declaradas en el IRPF ni cotizadas a la Seguridad Social. Apelamos a la responsabilidad del conjunto de fuerzas políticas y de agentes sociales para poner fin a esta lacra de horas extraordinarias no registradas y no pagadas, apoyando las modificaciones legales por las que los socialistas apostamos desde hace tiempo, como apostamos y apostaremos siempre por el Trabajo Decente que hoy, 7 de octubre, reivindicamos.

MANIFIESTO DEL PSOE CON MOTIVO DEL DÍA INTERNACIONAL CONTRA LA EXPLOTACIÓN SEXUAL Y LA TRATA DE PERSONAS

En el Día Mundial Contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual, desde el PSOE manifestamos un año más, nuestro más firme y contundente rechazo y condena a una de las manifestaciones más crueles de la vulneración y violación de los derechos humanos, a una de las prácticas más denigrantes que atentan directamente contra la libertad, la integridad, la dignidad, la salud y la seguridad de millones de personas en todo el mundo, en su mayoría mujeres y niñas, consideradas y utilizadas como mercancía para el comercio y explotación sexual.

La Trata de seres humanos con fines de explotación sexual sigue siendo la principal forma de trata de personas en la Unión Europea, siendo el 95% de las víctimas registradas mujeres y niñas. La mayoría de estas víctimas se encuentran en la industria del sexo.

Ante esta situación de esclavitud sexual que afecta fundamentalmente a mujeres, niños y niñas se requiere una intervención global a nivel mundial y nacional de cada país. La lucha contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual, es una de las preocupaciones de los diferentes organismos internacionales. Las recomendaciones y directrices lo dejan claro. Así se han posicionado desde las Naciones Unidas en sus Declaraciones y Convenciones, el Consejo de Europa con el Convenio de lucha contra la Trata, la Comisión y el Parlamento Europeo con sus diferentes Directivas y Resoluciones, hasta los parlamentos y gobiernos de los países que están llevando Declaraciones de Naciones Unidas, pasando por las diversas legislaciones de países que están llevando a cabo medidas para acabar con este delito.

Nuestro país no se escapa de este panorama mundial que afecta en mayor o menor medida a los países de nuestro entorno Europeo, por ello, desde el PSOE nos sumamos a las prioridades marcadas por la Comisión Europea, estableciendo como parte de nuestros objetivos, el detectar, proteger y asistir a las víctimas de la trata, reforzar la prevención, perseguir a los traficantes y a quienes explotan a las víctimas, y mejorar la coordinación y cooperación en las políticas.

La lucha contra la Trata de Seres Humanos y específicamente la relativa a la Trata con Fines de Explotación Sexual, es una lucha compleja, que no puede quedar reducida a un ámbito de actuación, sino que requiere una acción integral, con medidas coordinadas desde los diferentes ámbitos institucionales y administrativos, además de un compromiso real y efectivo del conjunto de los Estados y gobiernos de cada país.

No podemos olvidar el protagonismo que tienen las víctimas en las diferentes estrategias de lucha contra la Trata desde la perspectiva de los derechos humanos, como tampoco podemos olvidar en el ámbito de la prevención el abordar los distintos aspectos que guardan relación con la Trata como la desigualdad de género, la feminización de la pobreza y el incremento de la demanda de los servicios sexuales.

Por todo ello, desde el PSOE, apoyamos firmemente la voluntad y el compromiso del Gobierno Socialista de trabajar en una Ley Integral contra la Trata de personas, que permitirá mejorar la lucha contra este crimen, pero también desde la perspectiva de la tutela de las personas que son víctimas de esta grave vulneración de los derechos humanos.

Porque nuestro país necesita seguir avanzando, reforzando mediante una legislación específica el camino iniciado durante el Gobierno socialista de Rodríguez Zapatero y la aprobación del I Plan Integral de Lucha contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual (2009-2012).

Porque es necesario tal y como venimos insistiendo desde el Partido y ahora desde el Gobierno Socialista, que nuestro País cuente con una Ley Integral Contra la Trata, que tenga en cuenta los convenios internacionales y las Directivas Europeas, y que lleve a la política europea y a los organismos internacionales la firme determinación de que esta situación no es asumible en ningún lugar, en ningún país, y mucho menos en el nuestro.

Una legislación que no sólo establezca el conjunto de medidas de prevención, atención y protección a las víctimas, sino que establezca los mecanismos necesarios de cooperación e intervención en el ámbito internacional para luchar contra las mafias criminales y las redes internacionales de tráfico de seres humanos con fines de explotación sexual y que permita, tal como recoge la Comisión Europea, una actuación más unificada y disuasoria ante la delincuencia transfronteriza relacionada con la Trata de Seres Humanos.

Además hay que señalar que la Trata con fines de explotación sexual, especialmente la prostitución, son dos fenómenos que van unidos y no deben desvincularse. En este sentido, consideramos que la prostitución NO debe contabilizarse en el PIB.

Finalmente, queremos reconocer y valorar como en ocasiones anteriores, el esfuerzo y la labor que vienen realizando las entidades sociales que trabajan en este ámbito, por su dedicación y profesionalidad, así como su apuesta de apoyo a las víctimas y la colaboración para favorecer la sensibilización social y el consiguiente rechazo social de estas prácticas delictivas y mafiosas que mueven un lucrativo volumen de negocio por la delincuencia organizada.

Septiembre 2018.

28 DE ABRIL DE 2018, DÍA INTERNACIONAL DE LA SEGURIDAD Y SALUD EN EL TRABAJO ¡SIN TRABAJO CON DERECHOS NO HAY SALUD!

El 28 de abril, día Internacional de la Seguridad y Salud en el Trabajo, los y las socialistas queremos recordar a todos y cada uno de los trabajadores y de las trabajadoras que han perdido su salud y su vida como consecuencia de las condiciones en las que realizan su trabajo, así como a sus familiares y compañeros, pero también es una jornada para reafirmar nuestro compromiso en la defensa de la salud y en la lucha por unas condiciones de trabajo dignas, seguras y saludables.
En el mundo fallecen 2,78 millones de trabajadores cada año a causa de accidentes de trabajo y enfermedades relacionadas con el trabajo. De estas muertes 2,4 millones (86,3%) se producen por enfermedades relacionadas con el trabajo y algo más de 380.000 son el resultado de accidentes de trabajo. En nuestro país los accidentes de trabajo vienen creciendo desde 2012 de forma muy superior a la creación de empleo, durante 2017 se han producido un total de 738.584 accidentes. Fallecieron 618 trabajadoras y trabajadores, 484 en jornada de trabajo y 134 in itinere.
En cuanto a las enfermedades profesionales, tan sólo se declararon en 2017 un total de 21.188. Grave cuestión preventiva que sigue sin tener un correcto tratamiento, un ejemplo de ello es la lucha contra el “amianto”, problema aún sin resolver, que está produciendo un sufrimiento en los trabajadores y sus familias: cánceres de origen profesional, enfermedades musculoesqueléticas y las derivadas de los riesgos psicosociales siguen permaneciendo ocultas.
Para el PSOE, el sufrimiento humano que conlleva la siniestralidad laboral hace que la situación que venimos padeciendo sea preocupante e insostenible. Es necesario frenar esta lacra social.
La crisis económica y la reforma laboral del gobierno del PP han producido un impacto muy negativo en la situación de la prevención en las empresas. Los trabajadores y trabajadoras han visto empeorar las condiciones laborales. El incremento del tiempo de trabajo, la carga, las tareas a desarrollar por igual o incluso menor salario, la intensificación de los ritmos de trabajo. Los “ERES”, los ajustes de plantilla, las reestructuraciones y las situaciones que generan, el desempleo. El actual modelo productivo basado en la presión laboral, en la inseguridad, y el deterioro de las relaciones laborales, son causa clara de este incremento de la siniestralidad.

Se ha institucionalizado la inseguridad, la desigualdad, y la precariedad como graves factores generadores de riesgos laborales para la salud en general, y principalmente para la salud psicosocial. Afectando prioritariamente a los trabajadores jóvenes, a los mayores de 45 años, a las mujeres, que soportan con mayor frecuencia los contratos temporales, la jornada a tiempo parcial no deseada e incluso el trabajo sin contrato. En el PSOE defendemos el concepto de trabajo decente, digno, con condiciones de trabajo seguras y saludables durante toda la vida laboral, así como el derecho al trabajo como valor social básico constitucional; por eso vemos necesario derogar la reforma laboral, lesiva para los derechos de los trabajadores.
Las llamadas nuevas formas de organización del trabajo realmente están produciendo una desregulación del empleo, lo que se traduce en que en sí mismas sean un riesgo laboral claro, generando consecuencias negativas en la salud de los trabajadores y trabajadoras. Estas razones son las principales causas de una mayor presión sobre los trabajadores incidiendo en la subida de la siniestralidad laboral, y en un empeoramiento de las condiciones de trabajo.
A este contexto se le une la creciente implantación de las nuevas tecnologías de la información y los cambios que se están produciendo en el empleo y la producción. Por ejemplo, la introducción de nuevas sustancias con desconocidos efectos para la salud, y su lento estudio cuando ya están incorporadas en los procesos, junto a una menor inversión en políticas preventivas en las empresas forman parte también de las causas del actual empeoramiento de la salud de los trabajadores y trabajadoras.
Ante esta realidad de inseguridad, precariedad y desigualdad los socialistas nos comprometemos a derogar la reforma laboral y elaborar un nuevo Estatuto de los Trabajadores, basado en el diálogo social y la negociación colectiva. Así como a modernizar el actual marco normativo de la prevención de los riesgos laborales que nos ha sido útil en estos últimos 20 años, pero que actualmente tiene déficits que debemos solventar.
Para el PSOE el empleo de calidad y con derechos, la formación y la educación y las condiciones de trabajo adecuadas son fundamentales de cara a reducir los factores de riesgo laboral. Los trabajadores y trabajadoras necesitan unas mejores condiciones de seguridad y salud, y en definitiva una mejor calidad de vida y trabajo.

¡¡¡ UNAMOS ESFUERZOS EL DIA INTERNACIONAL DE LA SEGURIDAD Y SALUD EN EL TRABAJO !!!

MANIFIESTO DEL PSOE SOBRE EL 1 DE MAYO POR EL EMPLEO DECENTE, LA IGUALDAD Y LA COHESIÓN SOCIAL

El PSOE quiere expresar un año más, con motivo de la conmemoración del Primero de Mayo, su compromiso con todos los trabajadores y trabajadoras.

El compromiso del PSOE con esta fecha se remonta a 1890, primera vez en que se celebró en España, con manifestaciones auspiciadas por los socialistas, tras haberse acordado en el Congreso de la II Internacional de 1889, en el que estuvo presente nuestro fundador, Pablo Iglesias, que se utilizaría el día 1 de mayo para reclamar la jornada laboral de ocho horas.

Queremos, en primer lugar, que esta jornada sirva como recuerdo de la lucha de los trabajadores que, en diferentes puntos de nuestro planeta, aún pelean por sus derechos laborales más básicos, tanto los que se refieren a las condiciones de trabajo, como a los socioeconómicos, como a la más elemental libertad sindical.

También queremos expresar nuestra preocupación más profunda por el avance en la UE del populismo, de la extrema derecha y del euroescepticismo. Creemos que una Europa que ponga énfasis en la inversión y el empleo, junto con políticas públicas como el Pilar Social, que apueste en definitiva por un mayor bienestar social, logrará poner freno a la amenaza demagógica de quienes quieren destruir el proyecto europeo.

En este 2018, el PSOE quiere además hacer efectiva esa vinculación histórica con los derechos de la clase trabajadora alzando su voz contra el progresivo deterioro de la cohesión social en España.

La recuperación económica que vive nuestro país se está desarrollando completamente desligada del bienestar social. Sólo un 20% de la población, la que cuenta con más renta, ha experimentado ganancias significativas desde el comienzo de la crisis, y particularmente el 10% de rentas más altas. El 80% de la población, las clases medias y trabajadoras, han experimentado un fuerte e inaudito estancamiento en su bienestar, cuando no un retroceso como es el caso del 10% con menor renta.

El desempleo aún afecta a más de 3,7 millones de personas, de las que alrededor de dos millones son mujeres. El 90% de los contratos son temporales y la contratación parcial no deseada se ha incrementado. Al tiempo, los niveles de cobertura en la protección por desempleo permanecen aún muy lejos de los que había en 2011. Bajo estas cifras hay personas, realidades, proyectos de vida truncados a la vez que los medios de comunicación públicos en manos del PP venden una recuperación de ensueño.
El Gobierno del PP, sustentado fiel y acríticamente por Ciudadanos, ha presentado un proyecto de Presupuestos Generales del Estado que no da respuesta a ninguna de las urgencias económicas del país. Al contrario, se da una respuesta de parcheo a la revalorización de las pensiones, no se garantiza su actualización conforme al IPC, ni se entra en el gravísimo problema de la sostenibilidad de la Seguridad Social, se reduce la protección de las personas desempleadas y la aportación del Estado a las políticas de empleo y se promueve la enésima rebaja fiscal que llevará invariablemente aparejado un adelgazamiento del Estado de Bienestar.

Los socialistas hemos presentado un Presupuesto alternativo en el que defendemos la sostenibilidad del Sistema Público de Pensiones y desarrollamos una propuesta de financiación para garantizar su suficiencia. Al tiempo, para garantizar unas pensiones dignas, exigimos la derogación de la reforma de pensiones impuesta por el PP en 2013

Podemos afirmar igualmente que la derecha está desarrollando una estrategia económica injusta y nada redistributiva (más bien al contrario), sustentada con la reforma laboral impuesta en 2012, que ha generado precariedad y bajos salarios, y ha provocado el aumento de las desigualdades y la pobreza laboral. Por ello, los socialistas nos comprometemos a derogar la reforma laboral del PP y a establecer un Nuevo Estatuto de los Trabajadores, basado en el diálogo social, la negociación colectiva y el empleo de calidad. Ante los retos de la globalización, los cambios en el empleo y la producción y la creciente digitalización de la economía, los socialistas defendemos el Trabajo Decente y la protección de los derechos de los trabajadores.

En paralelo a esta estrategia económica injusta con la reforma laboral de 2012 como eje, el Gobierno del Partido Popular, acompañado de sus gobiernos autonómicos, ha establecido también un claro programa de adelgazamiento de las Administraciones y un progresivo deterioro de los servicios públicos, singularmente de los que conforman nuestro Estado de Bienestar. La sanidad, la educación, las pensiones y la dependencia son las políticas públicas más castigadas por el afán irresponsable de la derecha de recortar lo público, con un sistemático disfraz de recorte de impuestos.

Por tanto, podemos decir que los trabajadores de este país están quedando fuera de la recuperación económica, afrontando su vida cotidiana con un estancamiento, cuando no una devaluación, de sus salarios, con un incremento de su esfuerzo económico para pagar su vivienda y con un Estado de Bienestar adelgazado hasta hacerse irreconocible.

Los socialistas también denunciamos la nula apuesta del Gobierno por la igualdad de la mujer: no se toman medidas para reducir la brecha salarial y se hurta de los Presupuestos Generales del Estado el dinero comprometido en el Pacto de Estado contra la Violencia de Género. Para el PSOE, esto supone una doble afrenta: la que se hace en desprecio de las mujeres que padecen la lacra machista y la que se hace a las fuerzas parlamentarias firmando un pacto que se incumple al día siguiente.

En definitiva, el PSOE ha demostrado con sus Presupuestos alternativos que se pueden fortalecer los servicios públicos, el Estado de Bienestar y las transferencias sociales en un esfuerzo de cohesión social que redistribuiría la mejora económica entre todas las capas de la población.

Los Presupuestos alternativos presentados por el PSOE implican medidas fiscales justas: el esfuerzo de recuperar el Estado de Bienestar lo deben realizar las rentas altas, quienes más han aprovechado la recuperación económica, que son quienes menos han contribuido a que este país salga cohesionado de la crisis.

El PSOE cree, por tanto, que hay una alternativa posible y apela a los trabajadores y trabajadoras de este país a encabezar la alternativa a un Gobierno antisocial que no va a velar por sus intereses, sino al contrario.

Por último, hacemos un llamamiento a la ciudadanía en general y a nuestros militantes y simpatizantes en particular para que este Primero de Mayo participen de las manifestaciones que, en todo el país, han convocado las Confederaciones Sindicales de CCOO y UGT y otras organizaciones progresistas.